La importancia de combinar ejercicio y alimentación

Si queremos iniciarnos en una vida fitness y alcanzar una buena forma física, no podemos centrarnos únicamente en el ejercicio, ni dejarlo todo en manos de la alimentación. La clave está en combinar ambas para alcanzar un equilibrio y explotar al máximo el potencial de nuestro cuerpo.   Así, mientras que el ejercicio se encarga de tonificar y moldear nuestro cuerpo, la nutrición es el combustible que nuestros músculos, huesos y demás órganos necesitan para que esto pase. Es por eso que siempre deben ir de la mano ya que un desequilibrio en una de estas dos partes afectará inevitablemente a la otra.

Para hacerlo correctamente, lo ideal, sobre todo si somos principiantes, es buscar el consejo de profesionales, que pueden aconsejarnos, guiarnos y ayudarnos a entender este equilibrio del que hablábamos. Así podremos saber qué tipo de ejercicios o entrenamientos casan mejor con nuestro estilo de vida y/o nuestros objetivos, y también entender qué tipo de nutrientes necesitamos en función del ejercicio que hayamos realizado o vayamos a realizar.   Cuando interiorizamos cómo la alimentación puede ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos de estar en buena forma física, o de mantenerla, nos es más fácil incorporar una dieta o un plan de comidas sano a nuestra rutina diaria. Para entender esta relación estrecha entre alimentación y ejercicio, lo primordial es conocer el funcionamiento de los nutrientes y el papel que tienen:

  • Proteínas: Esenciales para el crecimiento y para las síntesis y mantenimiento de diversos tejidos o componentes del cuerpo, como los músculos, huesos, pelo, uñas…
  • Lípidos/Grasas: Se encargan de transportar las vitaminas liposolubres (que se disuelven en la grasa), y son fuente de reserva de energía.
  • Hidratos de Carbono: Producen energía instantánea, y son los encargados de ayudar a las proteínas a realizar su trabajo.
  • Vitaminas: Son las encargadas de promover las reacciones metabólicas y de las defensas.
  • Minerales: Ayudan a la formación de nuevos tejidos. Fundamentales en la transmisión de los impulsos nerviosos, también ayudan en la digestión.

A estos hay que añadir el agua, que es el encargado de transportar los nutrientes y vitaminas hidrosolubles  por todo nuestro organismo.   Como verás, todos estos nutrientes son esenciales porque cada uno de ellos aporta su pequeño granito de arena para mantener una buena salud. Así pues, sabiendo combinar nutrición y ejercicio sabremos adaptar nuestro plan nutricional a nuestro plan de ejercicios. No se trata de seguir una dieta estricta sino de incorporar estos conceptos a nuestro estilo de vida. Al igual que consideramos importante respetar nuestras sesiones de entrenamiento diarias, debemos de cuidar los nutrientes que proporcionamos a nuestro cuerpo.

No Comments
Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies