La importancia de combinar ejercicio aeróbico y anaeróbico

La importancia de combinar ejercicio aeróbico y anaeróbico

Una de las claves para que un entrenamiento sea realmente efectivo es que sea variado. Así, además de no aburrirnos, conseguiremos combinar los beneficios de los distintos tipos de entrenamientos. Por eso es importante combinar ejercicios aeróbicos y anaeróbicos, porque exigen cosas completamente distintas de nuestro cuerpo. El ejercicio aeróbico es aquel en el que el cuerpo necesita oxígeno para obtener energía. Son ejercicios como caminar, nadar correr, montar en bicicleta… Todos ellos tienen en común que para llevarlos a cabo el cuerpo necesita que quemar grasas e hidratos de carbono para obtener la energía necesaria, y eso lo hace utilizando oxígeno, de ahí su nombre. Los ejercicios aeróbicos suelen ser ejercicios de intensidad baja/moderada pero sostenidos en el tiempo, y son los que más se suele recomendar para perder peso, porque son muy exigente a nivel cardiovascular. Esto también reporta buenos beneficios para nuestra salud, manteniendo el corazón sano.

Por el contrario, el ejercicio anaeróbico es aquel que comprende el uso de la fuerza. El cuerpo no necesita tanto oxígeno porque son ejercicios cortos y la energía se obtiene a nivel muscular (glucosa). Los ejercicios de pesas, las carreras cortas de alta intensidad, las cargas… todos estos son ejercicios anaeróbicos, que ayudan a la tonificación y el fortalecimiento de huesos y músculos. Tampoco debemos olvidar su importancia para la pérdida de peso, ya que 1 kg de músculo consume más calorías en reposo que un kg de grasa, por lo que si aumentamos nuestra masa muscular, aceleraremos nuestro metabolismo. Como verás, cada uno de estos dos tipos de ejercicios ofrece unas ventajas distintas. Para obtener los máximos beneficios, lo ideal es alternar sesiones de entrenamiento que potencien unos u otros. Así, además de perder peso o mantenerlo, daremos forma a nuestros músculos, los tonificaremos y mantendremos sanos nuestros huesos. De ahí la importancia de planificar nuestras sesiones de entrenamiento, para asegurarnos que tenemos cubiertos tanto la parte aeróbica como la anaeróbica. Podemos incluso alternar semanas: las semanas pares haremos lunes-miércoles y viernes sesión de running o de MinimBike y martes y jueves pesas y tonificación. Y las semanas impares al revés, dedicaremos tres días a ejercicios anaeróbicos y dos a ejercicios aeróbicos. Conforme vayas avanzando en tus entrenamientos, verás que finalmente acabas combinándolos de forma casi instintiva. Al principio deberás poner más atención para asegurarte un correcto equilibrio.

No Comments
Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies