0
  • No products in the cart.

¿Puedes cambiar de vida en 21 días?

¿Cómo van esos propósitos de año nuevo?, ¿continúas con la dieta que te prometiste seguir?, ¿has cumplido a rajatabla la rutina de ejercicios? Si no es así, te damos algunas pistas de lo que te ha podido pasar y cómo puedes retomarlo antes de que llegue el verano. Sólo necesitas 21 días para adquirir un nuevo hábito (o eso nos dicen algunos estudios).

Cómo adquirir un nuevo hábito en 21 días

El primero en sacar a la luz esta teoría fue Maxwell Maltz, un cirujano de la Universidad de Columbia en los años cincuenta. Después de que sus pacientes se sometieran a diferentes operaciones, observó un patrón común en todos ellos. Tardaban un mínimo de 21 días en acostumbrarse a su nuevo aspecto, en el caso de cirugías plásticas, o en acostumbrarse al síndrome del miembro fantasma, en el caso de amputaciones.

Según este reconocido cirujano, “los seres humanos actuamos y pensamos en función de la imagen que nos hemos creado de una realidad, no en función de la realidad en sí”. Posteriormente, muchos psicólogos e investigadores han apoyado esta teoría, incluso la famosa presentadora Oprah Winfrey, una de las mayores influencias en EEUU lo defiende. Ella, junto con un entrenador, han creado un programa online donde animan a los espectadores  a seguir una rutina de 21 días con diferentes retos, teniendo un verdadero éxito en América.

La mayoría de las cosas que realizamos a diario no son decisiones reales, sino hábitos, como ponerse el cinturón cuando entramos en el coche o pulsar el botón del ascensor. No tenemos que pensar, sino que ya se ha convertido en algo automático para nosotros. Solo basta con repetirlo para que lo hagamos inconscientemente.

¿Pero es oro todo lo que reluce? Creemos que para conseguir que algo que conlleva un verdadero esfuerzo se convierta en una rutina, se necesita la motivación suficiente para no rendirse, es decir, que haya un objetivo detrás de ello. Si un médico o un amigo te aconseja ir a clases de meditación, vas durante tres semanas pero, en realidad, si no es algo emocionante para ti, esta teoría no se cumplicará, hay que desearlo realmente.

Además, cada persona es un mundo, cada uno tenemos diferentes habilidades, por eso tal vez para algunas un mismo hábito puede ser un poco más complicado, mientras que para otras puede ser mucho más fácil. Igualmente habrá algunas metas que requieran un verdadero esfuerzo, mientras que otras no tanto.

Por ejemplo, no es lo mismo el objetivo de ir cinco veces por semana al gimnasio que el objetivo de beber al menos un litro y medio de agua al día, debido a que el primero necesita de una mayor energía y resistencia física.

De esto trata otro de los experimentos que se hicieron con posterioridad al del cirujano Maxwell Maltz. Fue llevado a cabo por la psicóloga Jane Wardler como un estudio para la revista europea de psicología. Consistió en someter a 96 personas a un análisis de sus hábitos siendo estos diferentes en dificultad. Se concluyó que para conseguirlo se tarda de media unos 66 días, alguna personas llegaron a tardar meses en convertir una acción en rutina y otros tan solo 18 días.

Nuestra recomendación es trabajar durante estos 21 días, empezando con una única meta, por ejemplo, salir a correr durante veinte minutos cinco días a la semana. Es mejor centrarse en un hábito para concentrarnos en él al 100%. Dirigir toda nuestra motivación hacia esto, ya que si nos proponemos muchas metas al mismo tiempo, tratamos de hacer muchos cambios a la vez y terminaremos por no cumplir ninguno.

 

Un factor que te puede ayudar es llevar un registro diario de tu actividad. Siguiendo con el ejemplo de salir a correr, podrías ir apuntando con un tick verde los días que lo has logrado y con un tick rojo los que no. Saltarse un día, no altera nada, pero siempre y cuando lo retomes lo antes posible. Una buena forma de ser constante es medir tus avances por escrito, ya que de esta forma será mucho más visual y te dará una razón para no abandonar e incorporar ese hábito mucho más rápido.

Una vez que hayas llegado a los 21 días puedes realizar una evaluación, si has logrado la meta, si ya no te cuesta tanto esfuerzo como los primeros días, si ves que no pierdes la motivación del principio… En el caso de que no sea así, ¡no te rindas! como se observó en el estudio de la psicóloga Wardler hubo personas que tardaron más de seis meses en adaptarse a una nueva rutina, solo tienes que esforzarte un poquito más y verás como finalmente consigues tus metas.

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Join Waitlist We will inform you when the product arrives in stock. Just leave your valid email address below.
Email Quantity We won't share your address with anybody else.