0
  • No products in the cart.

Repasamos los 10 arquitectos más influyentes de la historia

La imaginación humana no tiene límites y en muchas ocasiones, la arquitectura es la mejor disciplina para dejar plasmada esa imaginación en forma de patrones geométricos y es entonces, donde queda reflejado el arte de organizar espacios. A continuación, hacemos un repaso por los 10 arquitectos que consideramos más influyentes de la historia, aunque os aseguramos que la lista es mucho más larga.

William Morris, Reino Unido (1834-1896). Artesano, empresario, poeta, ensayista y diseñador. Es, en esta última faceta donde este arquitecto destacó no solo por sus obras, sino por ser el fundador del movimiento Arts and Crafts. El mundo del diseño y la arquitectura tienen mucho que agradecerle a este movimiento, ya que impulsó el resurgir de las artes y los oficios y defendió el retorno de la artesanía y rechazó la producción industrial.  

Su primer trabajo lo firmó bajo la compañía G.E. Street y en 1856 diseño la Red House. Fue el regalo de su boda y es su obra más conocida y característica por sus ladrillos rojos y las formas de sus tejados, lo cuáles se diseñaron para satisfacer las necesidades funcionales de la vivienda.

William Morris – Red House

Antoni Gaudí, España (1852-1926). Sin duda, fue el máximo exponente del modernismo y uno de los arquitectos españoles más influyentes en todo el mundo. La geometría, el volumen, los colores y las texturas inspiradas en la naturaleza predominan en todas sus obras y su ciudad, Barcelona, es un fiel reflejo de ello, plagada de sus diseños inspirados en el art decó.

Con el paso del tiempo las obras de Gaudí han alcanzado un gran prestigio y reconocimiento a nivel internacional, tanto es así que La Sagrada Familia, una de sus obras más emblemáticas, es uno de los monumentos más visitados de España y siete de sus obras están consideradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Antoni Gaudí – Casa Gaudí

Walter Gropius, Alemania (1883-1969). Fue diseñador, urbanista y arquitecto y sus obras tienen un gran prestigio a nivel mundial. En el S. XX fue uno de los arquitectos pioneros en apostar por la renovación arquitectónica y afirma que el objetivo de todo arte es el edificio. Gropius fue miembro de diversas instituciones de gran renombre de la arquitectura, incluso llegó a ser distinguido con la medalla de Oro del RIBA.

Este arquitecto alemán siempre estuvo muy unido a la enseñanza, comenzó siendo director de la Escuela de Artes y Oficios y de la Escuela Superior de Bellas Artes. En 1919 la arquitectura entró a formar parte de su día a día y creó la escuela La Bauhaus, un lugar donde se fijaron la base del diseño gráfico e industrial.

A principios del S.XX estableció el principio de “la forma sigue la función”, principio que estuvo presente en todas sus obras, las cuales estuvieron marcadas por líneas puras, volúmenes geométricos y materiales industriales.

Walter Gropius – Casa Gropius

Ludwig Mies Van der Rohe, Alemania (1886-1969). Aunque es más clasicista que el arquitecto Walter Gropius, su defensa hacía los artistas y artesanos y sus obras marcada por líneas puras y definidas le valió para dirigir la escuela Bauhau durante 3 años.

Durante el nazismo alemán Ludwing emigró hacia Estados Unidos y es ahí donde desarrolló su carrera arquitectónica más emblemática e influyente y creó uno de sus obras más admiradas, se trata de un rascacielos de 37 pisos de vidrio y bronce que fue construido en Nueva York. A partir de ahí se le consideró uno de los maestros de la arquitectura más importantes de la disciplina moderna.

Los últimos años de su vida los vivió en Chicago dejando como legado unos cánones para el mundo de la arquitectura donde destacan lemas como “Less is more” o “God is in the details”.

Ludwig Mies Van der Rohe – Casa Farnsworth

Frank Lloyd Wright, EEUU (1867-1959). Cuando cursó sus estudios de Ingeniería Civil, su meta era ser dibujante, pero poco después abrió su propio estudio de arquitectura en Chicago. Siempre creó obras adelantadas a su tiempo y a finales de S. XIX instauró el término de arquitectura orgánica que se basa en espacio abiertos mimetizados con el entorno natural.

Su seña de identidad son espacios minimalistas, diáfanos y llenos de luz. Siempre rechazó los estilos neoclasicistas y victorianos y sus obras son, a día de hoy, una referencia para muchos arquitectos.

Frank Lloyd Wright – Price Tower

Le Corbusier, Suiza (1887-1965). Su aprendizaje empezó en el mundo de grabado y cincelado en la escuela de arte de La Chaux-de-Fonds. Cuando empezó a diseñar edificios, en el año 1905, sus diseños nada tienen que ver con las obras por las que hoy en día se le reconoce. De hecho, él mismo no incluyó en su registro artísticos la arquitectura de sus primeros 10 años porque no considera que lleva su sello característico posterior, con líneas puras y la defensa de los espacios abiertos.

A Le Corbusier se le conoce por sus edificios, pero también por muchos proyectos que no llegaron a construirse pero que sirvieron a arquitectos posteriores a desarrollar sus obras. Tenía muy claro que una edificio no solo hay que saber crearlo, sino que también hay que saber explicarlos y transmitir y estaba seguro que la arquitectura es capaz de cambiar el mundo a través de diseños con fines utópicos. Sin duda, un arquitecto único y creativo que ha desempeñado un papel fundamental en la arquitectura en general.

Le Corbusier – Capilla Notre Dame du Haut

Oscar Niemeyer, Brasil (1907-2012). Colocar a este arquitecto a continuación de Le Corbusier no es casualidad, ya que era un gran seguidor de este arquitecto. Niemeyer fue pionero en explorar nuevas posibilidades de edificación y diseño a través del hormigón armado. Sus obras se han ganado el reconocimiento y admiración de todo el mundo y ha sido distinguido en más de 10 ocasiones.

Niemeyer llevó a cabo la construcción de la ciudad de Brasilia y sus edificios son orgánicos, de líneas fluidas y ondulantes. Según afirmó hace unos años, lo que realmente le apasionaba del mundo de la arquitectura eran las curvas libres y sus obras son un punto clave para la arquitectura moderna, lo que hoy se conoce como ’Movimiento Moderno’.

Oscar Niemeyer – Museo de Arte Contemporáneo de Niterói

Frank Owen Gehry, Canadá (1929). Sus obras arquitectónicas tienen una gran repercusión a nivel internacional. En su trayectoria predominan las construcciones llenas de volúmenes, texturas y materiales experimentales. Para Frank Owen cada edificio es una obra de arte y eso queda reflejado en cada una de sus creaciones.

La sala conciertos de Walt Disney en Los Ángeles, el Museo de Arte Weisman de Minnesota o la Casa Danzante de Praga son algunas de sus obras más icónicas. En España tenemos la suerte de contar con tres de sus obras, siendo la más conocida y admirada el Museo Guggenheim de Bilbao. Considerado uno de los mejores arquitectos que ha sabido transmitir movimiento y expresividad, en 2014 consiguió el Premio Príncipe de Asturias de las Artes.

Frank Owen Gehry – Lou Ruvo Brain Institute

Richard Meier, EEUU (1934). Es el arquitecto más joven en conseguir el prestigioso Premio Pritzker con obras muy fuera de lo común para su época donde destacan diseños como museos, mansiones o templos, donde la claridad de sus líneas, la luz y la armonía son el elementos centrales de todas sus obras arquitectónicas.

Se le considera un arquitecto revolucionario que ha sabido dejar de lado las tendencias y las modas pasajeros y ha mantenido un estilo constante y fiel a sus ideales. Entiende la arquitectura como una prolongación del entorno donde se encuentra y prueba de ello son sus obras, las cuales saben encajar a la perfección con su entorno.

Richard Meier – Jubilee Church

Norman Foster, Reino Unido (1935). En sus inicios sus obras se caracterizaban por un estilo altamente high-tech. Aunque más adelante ha ido suavizando sus formas pero siempre conservando un marcado carácter industrial. Su trayectoria arquitectónica enlazan tradición y modernidad y vanguardia con innovación tecnológica.

Gracias a su visión de la arquitectura y sus obras más influyentes ha sido galardonado con el premio Pritzker y con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes. Éstos y otros reconocimientos del mundo de la arquitectura no solo los ha logrado por sus obras, sino también por saber entender y recuperar la memoria histórica y remodelar edificios patrimoniales de un gran valor.

Norman Foster es el autor de una de “las cuatro torres” de Madrid (Torre Caja Madrid) y entre sus obras más influyentes y emblemáticas destacan la Torre 30 St Mary Axe (Londres), la Torre del Commerzbank (Alemania) y el Metropolitan Building (Varsovia), entre otras muchas.

Norman Foster – Ayuntamiento de Londres

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies